IDEAS PARA EL PRIMER DÍA DE VUELTA AL TRABAJO

Vuelta a la rutina y a la vida real. Estos son los conjuntos que te ayudarán a superarlo.

¿De vuelta en la oficina después de un verano viviendo el momento y saboreando un rosado bien frío? Podemos ayudarte a resolver el dilema de qué te vas poner para ir a trabajar. Olvídate del repelús del primer día con estos cuatro estilismos impecables.

1.

Algo de estilo sastre

Pon el punto de color en un mar de negros y beis con un traje chaqueta en tonos pastel. El nuevo estilo de traje, que no queda reservado únicamente para los habituales de la Semana de la Moda, es un poco más divertido, pero sigue resultando refinado; y sí, puedes combinar varios tonos y tejidos (por ejemplo, el algodón y el satén). El secreto para poder llevar un conjunto durante mucho tiempo radica en cómo lo combines.

 

Combínalo con: una camiseta estampada que se deje entrever (es mejor llevar la chaqueta sin abrochar) y unas zapatillas recién estrenadas.

2.

Algo que brille

Muéstrate resplandeciente con brillos, lentejuelas o pedrería. En tu repertorio de prendas de entre semana, debe haber un top con adornos. ¿Por qué? Pues porque necesitas un chute de energía que no implique cafeína, chocolate, ni colines con crema de queso. No temas: puedes recurrir a estos adornos diurnos con sutileza. Apuesta por un jersey de cachemira con pedrería o unos pantalones cortos tipo sastre adornados con el brillo de las lentejuelas.

 

Combínalo con: el jersey de cachemira queda ideal por dentro de una falda ajustada de canalé, todo ello combinado con unos zapatos planos de plataforma para ir al trabajo con un toque moderno; mientras que los pantalones cortos los puedes combinar con un top de tirantes entallado y una americana amplia.

3.

Algo clásico

Desde el homenaje de Burberry a la tradición hasta la versión de Balenciaga de los cuadros vichy, los estampados de cuadros clásicos llevan meses inundando las pasarelas, así que si aún te apetece llevarlos, ahora es el momento. Lleva un vestido de cuadros con mangas tres cuartos, cuello redondo y bajo evasé para lucir un look femenino y sencillo el primer día.

 

Combínalo con: mules de ante acabados en punta para darle un toque atrevido a tu estilismo.

4.

Algo innovador

Si quieres acaparar las miradas el primer día, apuesta por los bloques de color. Ahora bien, recuerda que se trata de una opción de combinación de colores de nivel avanzado. En lugar de recurrir a todos los colores del arco iris, limítate a llevar prendas de dos tonos o compensa un color frío, como el gris, con un tono cálido, como el naranja o el mostaza; ambas opciones tienen un atractivo más maduro. Puedes llevar un vestido largo de chifón en diversos tonos de amarillo con aberturas en el bajo para crear un efecto vaporoso. Será el antídoto perfecto para esos días grises cotejando hojas de cálculo.

 

Combínalo con: una americana azul marino y unas botas de media caña en piel con tacón grueso —como las de Chloé — o con cordones más al estilo Western, para encontrar el equilibrio perfecto.

Top