Madrid gastronómico

Madrid tienen muchas opciones para disfrutar de su gastronomía. Desde las tapas a las creaciones de chefs con estrellas Michelín pasando por las casas de comida típica madrileña y otras opciones que combinan buena gastronomía como un ambiente de lo más vibrante.

BOTÍN (Calle Cuchilleros, 17)
El libro Guinness de los Récords lo reconoce como el restaurante más antiguo del mundo. Ocupa las cuatro plantas del inmueble en el que se ubica y conserva el ambiente de posada original, tanto que el horno de leña de la casa que aún hoy en día sigue asando cochinillos y corderos es el mismo que el de 1725.

CASA LABRA (Calle Tetuán, 12)
Esta antigua casa de comidas fue fundada en 1860. Su mayor reclamo lo constituyen las tapas, fundamentalmente de bacalao, en tajadas recién fritas y en croquetas. El local conserva su decoración original, con una fachada curva adaptada a la estructura del edificio y un curioso cartel de cristal con el rótulo del establecimiento.

CASA LUCIO (Calle Cava Baja, 35)
Cocina madrileña de temporada en una castiza taberna célebre por sus huevos rotos y su notoria clientela, desde políticos y reyes a celebridades de Hollywood de todas las épocas.

MERCADO DE SAN MIGUEL (Plaza de San Miguel, 3)

Una vez llegado el mediodía, no te desesperes buscando algún lugar para comer. Te recomendamos encarecidamente que te acerques a este mercado que tiene más de 50 puestos en los que podrás degustar todo tipo de manjares y productos gourmet con muy buena relación calidad-precio y en pleno centro de Madrid.

DSTAGE (Calle Regueros, 8) 
En un espacio informal, de estética industrial, con paredes de ladrillo visto o tuberías por el techo, el aclamado chef Diego Guerrero apuesta por una cocina libre, abierta a muchos registros, en la que el vasco da muestras de su buena técnica y de su experiencia pero de una forma diferente. En Dstage hay muchos elementos de esa “alta cocina informal” que se impone en los últimos tiempos, libre de las ataduras de los restaurantes clásicos.

PACO RONCERO (Calle Alcalá, 15)
El edificio en el que se emplaza este excelente restaurante, galardonado con dos estrellas Michelín, es todo un monumento: el Casino de Madrid. Es en su planta superior donde encuentra acomodo el espacio que magistralmente dirige Paco Roncero, referente indiscutible del panorama gastronómico actual. La terraza, que sólo abre durante la temporada estival, es uno de esos lugares con magia en pleno centrode Madrid.
Las creaciones de Paco Roncero también se pueden disfrutar en Las Rozas Village. El chef firma algunas de las propuestas del restaurante Café & Tapas, como su magnífico brunch, entre otras.

RAMON FREIXA (Calle Claudio Coello, 67)
La carta elaborada por este reconocido chef con dos estrellas Michelín conjuga platos tradicionales bien presentados y elaborados con creaciones más atrevidas, lúdicas y sofisticadas. Todo plasmado en varios tipos de menús degustación que el chef adapta a las preferencias y gustos de los comensales para disfrutar de una experiencia gastronómica única.

AMAZÓNICO  (Calle Jorge Juan, 20)
Su reciente apertura ha inundado de frescor, aromas y sensaciones el corazón del Barrio de Salamanca. Cruzar su umbral es adentrarse en el verdor y la exuberancia de la selva amazónica. La propuesta gastronómica se inspira en la cocina tropical, asiática y mediterránea, con referencias a la gastronomía brasileña, país de origen de su chef Sandro Silva.

EL GRAN CLAVEL (Gran Vía, 11)


En plena Gran Vía se sitúa El Gran Clavel, que de la mano del chef Rafael Cordón, resume con una casa de comidas, una vermutería y un bar de vinos, la fórmula gastronómica castiza renovada. En su carta se percibe la cocina madrileña clásica con toques modernos,
homenajeando la gastronomía de la capital desde recetas de la meseta de Castilla hasta otras de la sierra y la dehesa de Madrid.


HABANERA (Calle Génova, 28)

Se trata de un local cuya decoración nos traslada a la ciudad de La Habana, con una cocina que ofrece diferentes tipos de platos de base mediterránea, ideales para todos los públicos, además de platos evolucionados como la croqueta de ropa vieja o la tortilla trufada. También cuenta con una extensa carta de cócteles de autor que le ponen el broche a una oferta gastronómica sabrosa.


ULTRAMARINOS QUINTÍN (Calle Jorge Juan, 17)
La vuelta a lo tradicional es la principal característica que Ultramarinos Quintín busca destacar. Toda su decoración está especialmente cuidada y elaborada por maestros artesanos, de esta forma, queda resaltado el carácter auténtico del restaurante. Ultramarinos Quintín persigue ser un espacio de convivencia en el barrio de Salamanca, donde además de comer, se puede encontrar una gran variedad de productos de la tierra de primera calidad.

Top